La esfera del reloj, el espejo en el que se refleja su alma, constituye, sin ningún género de dudas, la parte más visible del reloj dónde se imprimen su personalidad y carácter. Nuestro taller de restauración y reparación de relojes, devuelve a la esfera el esplendor y la originalidad de antaño, incluso a pesar de haber transcurrido más de cien años desde que el reloj vio la luz por vez primera.